¿Está su empresa preparada para multiplicar su impacto en desarrollo?

World Vision Bolivia
Oct 22, 2020 8:30:00 PM

De todos los conflictos que enfrenta la humanidad, enfermedades, drogas, crimen, corrupción, conflictos armados o degradación medioambiental, la pobreza es el más persistente. No solo es un mal en sí, sino que, además, contribuye a acrecentar otros.

Los avances logrados en la reducción de la pobreza han sido notables en las últimas décadas. El mundo cumplió la meta del primer objetivo de desarrollo del milenio (ODM) de disminuir para el 2015 la tasa de pobreza registrada en 1990, lográndolo en 2010, cinco años antes del plazo previsto. Pero pese a los avances en la reducción de la pobreza, la cantidad de personas que viven en condiciones de pobreza extrema en el mundo sigue siendo inaceptablemente alta.

Es en este entorno donde lo corporativo tiene un protagonismo muy importante, siendo su primera respuesta la Responsabilidad Social Empresarial incentivando a las empresas a ser parte de la solución. Schmidheiny, nos gráfica: “No hay empresa exitosa en una sociedad fracasada, así como ninguna sociedad será exitosa con empresas fracasadas”.

Voluntariado web

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no es el antídoto a la pobreza, pero sí una herramienta empresarial; cuya estrategia se puede basar en la cooperación al desarrollo y así, crear condiciones que brinden prosperidad y oportunidades a la sociedad que, por simple lógica económica, beneficiará a las empresas en la adquisición de bienes y servicios. (Círculo virtuoso y relación ganar-ganar).

Latinoamérica enfrenta enormes retos sociales, económicos y ambientales para mejorar la calidad de vida de sus más de 500 millones de habitantes.  Si bien, la región había crecido a un buen ritmo y sin interrupción desde los años 2000, las empresas y los trabajadores no logran capitalizar esta etapa de crecimiento en extensión de la eficiencia al producir, generando un gap entre productividad y competitividad.

Las empresas deberían buscar la forma de distribuir de una forma más equilibrada el éxito económico; y en contextos de crisis o desaceleración buscar la forma de mitigar o atenuar los efectos negativos. Entonces, la cuestión no es si las empresas contribuyen o no al desarrollo, sino cómo pueden coadyuvar al desarrollo social y no registrar pérdidas y claro salir de la filantropía.

Es en esta dirección que surge la Creación de Valor Compartido (Shared Value), como un core business diferente: Integrando el valor económico de las empresas con el valor social desde la perspectiva de mercado.

Para sus creadores Michael Porter y Mark Kramer, existen al menos tres enfoques para desarrollar estrategias de valor compartido: re imaginando productos y mercados; redefiniendo la productividad en la cadena de valor; y desarrollando clústeres locales.

En esta primera entrega nos referiremos específicamente a algunas formas en cómo redefinir la productividad en la cadena de valor. Bajo este enfoque, la Creación de Shared Value enriquece las estrategias para generar valor económico, social y ambiental desde su perspectiva de sostenibilidad y largo plazo.

Mateo 25 World Vision

Las ONG aparecen en este contexto como los puentes idóneos entre los sectores vulnerables y las empresas ávidas de generar valor social e insertar nuevos segmentos de mercado en su administración de valor; lo que activaría en sus programas de gestión la incorporación de ventajas diferenciales y en un corto tiempo ventajas competitivas.

El efecto es perdurable, su intervención en desarrollo es de forma directa, acerca herramientas financieras, tecnológicas y dinamiza los mercados. En pocas palabras incrementa la productividad, legitimidad de marca y competitividad.

La construcción de un círculo virtuoso de creación de valor compartido alrededor de pequeños empresarios de las cadenas de valor se ha convertido en una visión ganar-ganar que ya tiene muchos adeptos en América Latina. ¿Está su empresa preparada para multiplicar su impacto en el desarrollo? En las próximas entregas analizaremos algunos casos que evidencian que el Shared Value es posible.

X
No te pierdas nada: