Los 3 pilares de una familia sólida

World Vision Bolivia
Aug 11, 2020 3:30:02 PM

«En cada persona, desde la cuna hasta la tumba, hay un anhelo profundo de ser apreciado» - William James.

 

Todo ser humano necesita nutrirse de valores que se aprenden, en primera instancia, en el núcleo familiar. No es una tarea sencilla crear y ser parte de este vínculo afectivo en el que se transmita amor y respeto, en especial en estos momentos en los cuales pasamos la mayor parte del tiempo en casa debido a la cuarentena. Sin embargo, es necesario establecer las bases para tener una familia sólida, y el secreto de para ello es partir desde casa.

Las familias sólidas son aquellas que aprenden a interesante en el otro y pueden expresar sus puntos de vista sin miedo a ser juzgados. Son aquellas en la que los valores, en especial el amor, la confianza y la crianza con ternura, van por encima de cualquier desacuerdo o conflicto que se pueda presentar.

Niños corriendo. Sierra (6)-1

Ahora bien, las familias sólidas parten de una serie de fundamentos y valores intrínsecos. Además de ser transmitidos de generación o generación o por convenciones sociales, también forman parte de un conjunto de creencias individuales que cada miembro de la familia o núcleo familiar decide inculcar a los suyos.

Familias monoparentales en la nueva normalidad

Basados en este contexto hemos decidido dedicar este blog a comentarte cuáles son los 3 pilares de una familia sólida, con el propósito de hacer introspección y analizar si las estás poniendo en práctica, ya sea que seas el/la líder de la familia o estés pensando en conformar una familia más numerosa pronto. 

NIÑOS CORRIENDO SIERRA (2)-1

 

Los 3 pilares de una familia sólida

 

  • La comunicación

En nuestra condición de seres sociales, las personas necesitamos comunicarnos. La comunicación permite transmitir información e intercambiar o compartir ideas, lo que enriquece la experiencia humana. Este complejo proceso involucra a dos o más personas, y es una habilidad inherente del ser humano. 

Ahora, la comunicación en familia, es uno de los pilares principales para mantener una buena y sana relación entre padres, madres, hijos e hijas. Es uno de los métodos para fomentar los valores y transmitir amor y ternura. La comunicación no solo implica expresarse verbalmente: también se basa en gestos, demostraciones de afecto y expresión no verbal.

La comunicación no debe faltar en el día a día. Siempre puede haber espacio para compartir ideas, sentimientos e intereses.

 

  • Tolerancia

El punto anterior deriva a este. Puede que en ocasiones no coincidamos en gustos, preferencias, intereses o en la familia, sin embargo, esto no quiere decir que debamos creernos superiores o ser irrespetuosos ante otras ideas que se pueden conversar, analizar y llegar a un acuerdo. 

Los roces en las relaciones son normales, puesto que todos tenemos distintas personalidades. Las enfermedades, la escasez económica, el divorcio o cualquier otro factor externo o interno pueden afectar las relaciones. Por ello, siempre se debe trabajar en virtud y a favor de la paz, la armonía y la unidad, algunas de las claves para resolver conflictos pacíficamente.

Niños abrazados. Sierra (3)

  •  Respeto

El respeto es el centro de las relaciones y armonía familiar. Es la virtud por la cual reconocemos y tenemos presente de manera habitual la dignidad de las personas como seres únicos e irrepetibles, con inteligencia, voluntad y capacidad de amar, así como son sus derechos según su condición y circunstancias.

Podemos fomentar el respeto en la familia siendo amables, dando buen trato a todos y propiciando un ambiente de cordialidad a todos los huéspedes que lleguen al hogar. Asimismo, se fomenta el respeto aceptando y tolerando las decisiones y opiniones de los miembros de la familia, cumpliendo con las normas que se establecen (horarios, limpieza, higiene, etc), sin olvidar que una convivencia pacífica no se consigue sólo con el cumplimiento de reglas, sino que requiere de un ambiente familiar sincero, libre y espontáneo y lleno de ternura. 

 

Conclusión

No existe una familia perfecta. Sin embargo, aquellas que implementan estas prácticas y basan la crianza de sus hijos e hijas y su vida en pareja en estos 3 pilares, estarán más cerca de ser interna y externamente más sanas. Combinando estas acciones con la práctica de la oración en familia, dando gracias por la vida de los seres queridos y pidiendo a Dios su protección para todos, estaremos fomentando una familia sólida.

Familias monoparentales en la nueva normalidad

X
No te pierdas nada: