La alarmante situación de las familias monoparentales (madres solteras) de Bolivia

World Vision Bolivia
Sep 22, 2020 1:31:18 PM

Por Guido Arroyo, World Vision

¿Conoces la dura realidad de las madres solteras en Bolivia? Aquí te contamos todo.

El 82% de las familias monoparentales está a cargo de las mujeres y estos hogares están en riesgo de pobreza y exclusión.

Según los últimos hallazgos del estudio de Familias en transición, realizado por el Instituto de investigaciones Socio-económicas (IISEC) de la Universidad Católica Boliviana (UCB) y la Fundación Jubileo, el 82 % de las familias monoparentales está en riesgo de pobreza.

El objetivo del estudio era ahondar en la situación de las familias monoparentales y los retos a los que se enfrentan, la UCB y la Fundación Jubileo ha dibujado un perfil sociodemográfico de estas familias y el resultado fue, una mujer entre 30 y 49 años, divorciada, con un hijo en estudios primarios y/o secundarios.

Campaña Súmate

El total de las mujeres, jefes de las familias monoparentales, trabaja para proveer los alimentos y otras necesidades básicas a sus hijos. El salario mínimo en Bolivia es de Bs 2.122 y estas familias tienen que afrontar, al menos seis gastos, como ser: pago de una vivienda, alimentación básica, servicio de agua, luz, gas, transporte y otros gastos imprevistos. Por si fura poco,  las familias monoparentales también tienen que adaptarse a a nueva normalidad y otros cambios ocasionados por la pandemia.

Siguiendo con los datos del estudio, esa tendencia de responsabilidad femenina en el hogar comenzó a generarse por el empoderamiento que adquirió la mujer. En el periodo de 2002 a 2019, se evidenció que, en la familia biparental simple (ambos padres viven con sus hijos), la jefatura masculina se mantuvo con un leve incremento de los hogares que declararon jefatura femenina, es decir que en 2002 y 2007 el liderazgo de la mujer era de un 2%, mientras que entre 2013 y 2019 se incrementó en un 5%.   

83540-1

La discriminación de género que rige las condiciones del mercado laboral afecta a las familias monoparentales maternas vulnerables, ya que es uno de los factores que más afectan en la pobreza. En lo que se refiere al acceso laboral, ya se ha mostrado que, la tasa de actividad de los hombres sigue siendo un 22%  superior a la de la mujer.

Además, la tasa de trabajo a tiempo parcial entre las mujeres ha sido superior a los de los hombres. Para el año 2019, el empleo a tiempo parcial ocupa al 24% de las mujeres y solo al 7,3% de los hombres. Trabajan menos horas y su salario es menos; sin mencionar que las mujeres en Bolivia cobran un 30% menos que los hombres.

13402-1

 

DESEMPLEO Y ECONOMÍA IRREGULAR

El desempleo es el desencadenante de todas las situaciones de pobreza y exclusión social. El 43% de las mujeres que están a cargo de sus familias se encuentran desempleadas, mientras que un 17% tienen algún tipo de ocupación, pero sin contrato. Así, detrás del 82% de las familias monoparentales que están en riesgo de pobreza y exclusión, predominan las mujeres al frente de una familia monoparental que están desempleadas o trabajan en situaciones irregulares (sin contrato).

Siete de cada diez madres solteras permanecen sin un trabajo remunerado, la carencia prolongada de ingresos conduce a muchas de estas mujeres a desempeñar trabajos no regulados, una realidad que tiene consecuencias en la economía global y que, además, genera una preocupante desprotección del trabajador, conduciendo directamente a la precariedad y exclusión.

 

CONCLUSIÓN

Como ves, de acuerdo con los datos de la UCB y la Fundación Jubileo, los problemas económicos que atraviesan las familias monoparentales vulnerables en Bolivia se deben a los índices de pobreza y la exclusión. Asimismo, se verificó que el 82% de estos hogares está a cargo de las mujeres: lamentablemente un 43% se encuentran desempleadas y un 17% tienen algún tipo de ocupación, pero sin contrato.

Por último, en mi opinión, tanto las autoridades nacionales como departamentales autoridades deben tomar cartas en el asunto y regular este tipo de situaciones. Tomemos en cuenta que no son solo las mujeres las que se ven afectadas, sino también los niños, niñas y adolescentes que están bajo su cargo.

Campaña Súmate

X
No te pierdas nada: